AMOR DE CRISTO
La Paz - Bolivia
[ Inicio ]
[ Ver fotografías ]
[ Prédica: Las dos puertas ]
[ Mensajes ]
[ Reflexiones ]

Prédica de Móny Padilla
LAS DOS PUERTAS


¿Son pocos los que se salvan?

Jesús estaba  enseñando en ciudades y aldeas de camino a Jerusalén. No se nos dice exactamente, dónde sucedió esta conversación. Pero, la misma nos permite sentirnos identificados con la pregunta: “¿Son pocos los que se salvan?”…. O era mejor decir: ¿Estaré yo, entre los salvos?
Si, es una pregunta, que en algún momento, de nuestras vidas,  nos hemos formulado, todos los seres humanos. La mayoría no recordará, dónde estaba cuando se la formuló, pero si recuerda que tubo la inquietud.
Hoy, Jesús nos da la respuesta a tal pregunta, pero va mucho más allá, como siempre.

1. La puerta y el camino de la Salvación:
Sorprendentemente, Jesús no responde en forma directa, tan importante pregunta y se pone a hablar de “Esforzarse por entrar por la puerta angosta” Lucas 13:24

¿Qué es eso, de la puerta angosta?
Jesús como buen maestro, repetía los conceptos, pero procurando no cansar a sus oyentes, con tediosas repeticiones. Pero al usar palabras, que evocaban conceptos, los reforzaba. Además, para entender, de que estaba hablando, era necesario no perderse ninguna clase.
Por eso vamos a recurrir a otra clase de Jesús, para entender el concepto que estaba detrás de la palabra “puerta”. Pero antes de esto.

¿Qué concepto, evoca para nosotros, la palabra puerta?
http://diccionarios.elmundo.es  nos dice lo siguiente: Puerta: “Plancha de madera, hierro u otro material que se coloca en dicho vano de forma que pueda abrirse y cerrarse.”
Si, una plancha de madera, hierro u otro material que nos permite abrir y cerrar un lugar. Es decir, permite entrar y salir de un lugar.
Para la época de Jesús, siglo I de la era Cristiana, las puertas tenían el mismo uso, pero también estaban colocadas a la entrada de una ciudad o de un camino. Si la puerta de la ciudad o camino estaba abierta podías entrar o salir de la ciudad o camino.
Hoy en día, no tenemos puertas literales en la entrada de las ciudades, solo puertas simbólicas. Pero en las carreteras, tenemos un equivalente, encontrarás algo que se llama: “Peaje” Si no te detienes allí y pagas lo que está establecido, no puedes entrar a la carretera y andar por ella hacia tu lugar de destino. Si no pagas el peaje, y rompes la barrera o tratas de pasarla por el costado, lo que conseguirás, es que la policía te persiga y termines en la cárcel. ¿Verdad?
También, están las puertas de los países, llamadas “Aduanas”, por lo general, tienes que pararte en ellas y pagar lo que corresponda, mostrando tus documentos, para poder entrar o salir de un país.

Lo que Jesús estaba repasando:
Jesús, estaba evocando en las mentes de las personas estos conceptos:
1.      Para entrar o salir, de un lugar tienes, que emplear una puerta.
2.      Para llegar a un lugar, necesitas pasar por una puerta y tomar un camino.
Si quieres ser salvo, tienes que salir del terreno de la perdición, y entrar en los terrenos de la Salvación. Tienes que pasar por una puerta y tomar un camino.

Jesús también estaba evocando lo que dijo en otra oportunidad:
Yo soy la puerta, el que por mí entrare, será salvo” Juan 10:9
Yo soy  el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, si no por mí.”  Juan 14:6
Los Salmos ya hablaban de esta puerta, en los siguientes términos:
19 ¡Abrid las puertas de la justicia; que quiero entrar a dar gracias al Señor!
20 Esta es la puerta de Jehová; y por ella entrarán los que le son fieles.
21 Te alabaré porque me has oído, y me fuiste por salvación. Salmo 118:19-21
El Espíritu Santo estaba dando a entender, que hay una puerta para entrar a la Salvación, es decir estar en la presencia de Dios. Dice también, que esta puerta, es de Jehová y es de Justicia. Y que esta puerta, es solo para los fieles y los que dan gracias al Señor.
Isaías, nos da un poco más de detalles sobre esta puerta, el dice:
“Abrid las puertas, y entrará la gente justa, guardadora de verdades” Isaías 26:2

Las puertas del cielo, solo pueden abrirse para la gente justa y guardadora de verdades. Bien, con estos requisitos más los anteriores mencionados, creo que muy pocos podrían entrar por esta puerta. Salomón no dice:
Ciertamente, no hay hombre justo en la tierra, que haga el bien y nunca peque” Eclesiastés 7:20
No hay justo ni aún uno. No hay quien entienda, no hay quien busque a Dios” Romanos 3:10-11
El salmo 118: 19, no ha dicho que la puerta misma es Justicia y es Jehová.  No puede ser de otra manera, porque ya hemos visto que en nosotros, a los ojos de Dios, no hay justicia alguna.

Fue Jesús, miembro de la trinidad de Dios o Jehová, quien cargó sobre si, todos nuestros pecados, maldades, errores, desaciertos, tonterías, etc. y así pagó por ellas. De modo que su justicia pudiera ser aplicada a nosotros.
Entonces, tenemos que pasar por la puerta de Justicia, Jesús mismo, para entrar al camino y lugar de la Salvación.
Jesús añade: “…la puerta (es) angosta,…muchos procurarán entrar y no podrán” Lucas 13:24
En esta puerta, se entra de a uno por vez. Es decir, que cada uno, debe decidir entrar a través de ella. No se puede entrar en grupo, no es corporativo el asunto.

2. La puerta y el camino de la Perdición:
Hay otra puerta y camino. Jesús dijo así:
“…porque ancha es la puerta y espaciosos el camino que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella” Mateo 7:13
Mientras que Jesús se auto llama “la puerta y el camino de Salvación o hacia el Padre” No hay alguien, que se auto llame: Puerta o camino a la Perdición. Esto es así, porque es tan ancho el camino, y la puerta que conducen a la perdición o al infierno, que bien se puede aplicar aquí, aquella expresión popular:
Todos los caminos conducen a Roma”.
Es decir, todos los caminos conducen a la perdición o infierno, excepto uno, Jesús. La advertencia es bien clara, pero ¿le prestamos atención?

3. La puerta cerrada: La extraña obra y operación de Dios
Hay otra advertencia que nos hace Jesús, en esta ocasión, que hoy nos ocupa: Llegará el tiempo, cuando la puerta de la salvación, será cerrada, por su dueño. Esto es Dios el Padre, llamado aquí: “El padre de familia
Cuando esto suceda, no habrá vuelta atrás. Quien se quedó fuera, no tendrá otra oportunidad.  Si no entró, pertenece al grupo de los “hacedores de maldad”.

En ese tiempo, se producirán algunos hechos:
1.      Golpearán la puerta para entrar. (V.25)
2.      “No se de donde soy” Será la respuestas, desde adentro, de la boca de Dios mismo, “El Padre de Familia”.
3.      Argumentarán: Dando razones por las cuales deberían dejarlos entrar. (V.26)
4.      “No se de donde soy, apártense de mi” Será la respuestas, desde adentro. (V.27)
5.      Porque si no entraron, por la puerta de Justicia, es porque son: “Hacedores de maldad
6.      “Llanto y crujir de dientes”, es el tiempo que les vendrá encima. (V.28) en otras palabras, llegaron al fin del camino: La perdición o infierno.
7.      Verán a los justos en el reino de Dios, pero ellos estarán excluidos. (V.28-29)

En la Biblia tenemos varios ejemplos, de tiempos en los que “la puerta o el camino fue cerrado”:
1.      Edén: “Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida” Génesis 3:24
2.      Noé: “Vinieron, pues, con Noé al arca…; y Jehová le cerró la puerta” Génesis 7:15-16
3.      Egipto: “Y la sangre os será por señal en las casas donde vosotros estéis; y veré la sangre y pasaré de vosotros, y no habrá en vosotros plagas de mortandad cuando hiera la tierra de Egipto” Génesis 12:13
4.      La tierra prometida:
a.      “Los israelitas se dirigieron de Ramsés a Sucot.l Sin contar mujeres y niños, eran unos seiscientos mil hombres de a pie, en edad militar.” Éxodo 12:37
b.      "Y los días que anduvimos de Cades-barnea hasta que pasamos el arroyo de Zered, fueron treinta y ocho años; hasta que se acabó toda la generación de los hombres de guerra de en medio del campo, como Jehová les había jurado." Deuteronomio 2:14
c.       “Porque Jehová les dijo: Han de morir en el desierto: y no quedó varón de ellos, sino Caleb hijo de Jephone, y Josué hijo de Nun.” Números 26:65
5.      Israel: Le fueron cerradas la puerta de la paz y la independencia nacional, por perseverar en desobedecer a Dios. Isaías 28: 14-22; Hebreos 12:18-29
6.      El malhechor: Al que persevera en hacer el mal, finalmente le será cerrada la puerta a la salvación. Salmo 46; Lucas 13: 24-30


Conclusión:
Tenemos el concepto sobre Dios, como alguien que: todo lo tolera, acepta, que siempre dará oportunidades, que no cierra la puerta a nadie, etc.
Y es así, todavía. Pero llegará el tiempo en que la cosa cambiará. Sea porque llegó, nuestra hora de morir y por ende el juicio (Hebreos 9:27); o porque Dios el padre, cerró la puerta celestial.
¿En cuál camino te encuentras tú? ¿Has entrado por la puerta angosta? ¿Estás tú entre los salvos? Si tienes la más mínima duda sobre este importante asunto, escucha los que dicen las Escrituras:
"Hoy es el día de salvación" 2 corintios 6:2
"Entre tanto que se dice: “Hoy”, para que ninguno de vosotros, se endurezca por el engaño del pecado" Hebreos 3:13
¿Quieres hoy, entrar por la puerta angosta? ¿Quieres hoy, reconocerte pecador y necesitado de un salvador que te limpie?
Si ahora te decides, en tu interior, por la puerta angosta, ora conmigo la siguiente oración:
Padre celestial, soy un pecador y no me puedo limpiar ni salvar a mi mismo.  Reconozco que Jesús murió en la cruz, por mis pecados. Abro la puerta de mi vida y corazón a Jesús. Entra en mí vida y quédate conmigo para siempre. Quiero entrar a la Salvación por la puerta y camino que eres tú, Jesús. Enséñame, de aquí en más, por donde andar, qué caminos tomar y cuales dejar. Se tu mi Señor y Salvador. Gracias Padre, por escuchar y responder a mi oración. En el Nombre de Jesús; Amén.

Lectura, tomada del Libro de Oración Común: Salmo 46; Isaías 28: 14-22; Hebreos 12:18-29; Lucas 13:22-30
Texto Seleccionado: Lucas 12: 22-30
Contexto: Dado por la siembra de la buena semilla, la aparición del pecado y el lamento de Jesús por los que no se arrepienten.
Tipo de Literatura: Los Evangelios, son un tipo único de cartas del primer siglo
Contexto Histórico (Autor, situación, gente):
El autor: Lucas, el médico amado.
Situación: La angustia de saber si se es o no salvo. Jesús da una respuesta amplia
Gente: Discípulos y Pueblo en general
Contexto más amplio (lo que viene antes y después):
Antes: La siembra de la buena semilla, la aparición del pecado.
Después: Lamento de Jesús, por los que no se arrepienten
Entendiendo el pasaje en detalle:
Introducción: ¿Son pocos los que se salvan?

Lucas 13
Estructura y divisiones principales
Palabra clave y flujo del pensamiento
Gente y Personajes
Repetición
22-23
La puerta y el camino de Salvación
Puerta angosta
Evocando conceptos
Jesús
Discípulos
Gente del pueblo
 
Mto. 7:13
La puerta y el camino de Perdición
Puerta ancha y espaciosa
Jesús
La decisión
Puerta: 2
24-29
La puerta cerrada
La puerta de salvación será cerrada.
Nadie más entrará.
El Padre
Hacedores de maldad
Padre de Familia: 1 (directo) 2 (indirecto)
Hacedores de maldad: 1 (directo) 3 (indirectos)
No sé de donde sois: 2
Vosotros:2

Conclusión: Toma hoy tu decisión, elige una puerta y camino por donde andar.
Entendiendo el pasaje en relación a toda la Biblia:
Desde el Génesis al Apocalipsis, es mostrada una puerta a la vida y otra a la muerte abierta delante de cada ser humano. Cada uno decide que hacer, y en cual puerta entrar.  En todos los casos, la puerta de la vida tiene un día en que es cerrada.


Bibliografía:
Santa Biblia”. Editorial Caribe. Miami. 1980.
Santa Biblia”. Sociedades Bíblicas Unidas. Corea. 1998.
 “Biblia para todos. Traducción en lenguaje actual”. Sociedad Bíblica Argentina. Brasil. 2003.
Halley Henrry H. “Compendio Manual de la Biblia” Traductor: Denyer C.P. Editorial Moody. 1955.
www.adorador.com/las4leyes.htm'
http://es.wikipedia.org
www.biblija.net
www.elmundo.es
www.pedrangular.com/services/concordancia.php
www.wordreference.com

Prédica de: Móny Padilla